• Español
  • English
  • Português
  • La importancia de una política de bienestar en el ámbito laboral

    Cada vez más, las empresas quieren instalarse en edificios que ofrezcan la mayor comodidad a sus empleados y les permitan un desarrollo personal y grupal, y así incentivar la productividad y  retención de talentos. El desafío del mercado es brindar el diferencial y estar a la altura de las necesidades.

    La calidad de un proyecto de oficinas está determinada por distintos factores, entre ellos el diseño, la construcción y los amenities, todos en búsqueda del mismo fin: un espacio corporativo característico del siglo XXI, saludable y que promueva la creatividad.

    Según el Global Compact de las Naciones Unidas, trabajar en entornos saludables se convirtió no sólo en una cuestión legal, sino también de ética, que incide en la retención de talento y en mayores índices de satisfacción con el trabajo. Es en este marco en el que se desarrolla Centro Empresarial Libertador, el proyecto más importante de RAGHSA. Se trata de un edificio ubicado en Núñez con 26 plantas libres de hasta 2900 m² con vistas panorámicas al río y a la ciudad.

    Salas multiuso, áreas de descanso, cafetería-comedor y gimnasio son algunas cuestiones que no pueden faltar en una oficina moderna, según el arquitecto Hernán Bernabó, miembro del Estudio Mario Roberto Álvarez y Asociados, parte del equipo que trabajó en el diseño del nuevo edificio de RAGHSA.

    Es necesario entender las nuevas concepciones de trabajo para comprender la dinámica laboral en los espacios de oficinas actuales. La colaboración implica trabajo grupal, lo cual es fundamental. Las plantas flexibles, los espacios al aire libre y los comedores promueven las relaciones interpersonales, que influyen en una mejor comunicación entre los empleados, desarrollándose una mejor dinámica de trabajo.

    En ese sentido, Centro Empresarial Libertador contará con cada uno de estos espacios y también con un detalle importante para las cocinas y comedores: las campanas de extracción. Esto sirve para que, si la empresa lo desea, su lugar de almuerzo y sociabilización esté libre de olores, preservando el aire puro. Según Bernabó, estos espacios mejoran el estado de ánimo de los trabajadores y contribuyen a una mayor productividad, es por eso que es importante que sean de calidad.

    La actividad física, además de ser importante para la salud corporal, también influye en la salud mental, y esto repercute en el rendimiento laboral. Según un estudio realizado por las investigadoras suizas Schwarz y Hasson en 2011, los trabajadores que practican ejercicio o deporte regularmente son más productivos y tienen más energía que sus compañeros. En línea con su política de bienestar, RAGHSA también tendrá un espacio para actividades deportivas.

    Para seguir con estas premisas, el edificio tendrá un auditorio de usos múltiples. Esta es una ventaja comparativa para las empresas porque está pensado como un diferencial para los inquilinos en pos de su comodidad. El auditorio, con capacidad para 200 personas, podrá ser alquilado por las empresas que se instalen en Centro Empresarial Libertador para cualquier evento corporativo: desayunos, capacitaciones, reuniones, conferencias y presentaciones. Este servicio permite que las compañías ahorren en metros cuadrados en sus oficinas, y que cuando lo necesiten, tengan la posibilidad de utilizar el salón para eventos puntuales.

    “Decidimos destinar una gran proporción de la superficie alquilable del Centro Empresarial Libertador a diferentes amenities porque queremos que nuestros clientes encuentren espacios confortables y con la tecnología puesta al servicio del bienestar”, explicó Pablo Kiesel, gerente comercial de RAGHSA. Además, subrayó el servicio de bicicleteros con duchas para ciclistas, gran cuidado en la calidad de aire interior, sectores de esparcimiento y vistas abiertas con iluminación natural. “Estos son algunos de los ejemplos que muestran lo que buscamos garantizar”, aseguró Kiesel.

    00