• Español
  • English
  • Português
  • Buenas expectativas para 2018

    Héctor Salvo para LA NACIÓN

    Mientras el sector se está recuperando luego de años de estancamiento, las inversiones están llegando y para esto, necesitan espacio donde instalar sus operaciones. Se prevé que 2018 sea un buen año, ya que muchas empresas están pensando en ocupar superficies superiores a los 2000 m2. Su búsqueda se concentra principalmente en Capital Federal y el corredor Libertador y Panamericana. Para satisfacer esta demanda, lo cual también implicaría un crecimiento económico generalizado, los desarrolladores necesitamos costos predecibles para la construcción. En los últimos años el crecimiento fue en pesos y el dólar no lo acompañó, por lo cual hoy se ubica en los US$ 1500 por m2, dejando una eficiencia (porción alquilable de la construcción) del 70%. De esta forma, en lo que va de 2017, el costo de la construcción creció un 21%, que resulta mayor a la inflación anual proyectada, que ronda el 15%. De aquí se explica la baja rentabilidad que generan estas propiedades, de entre un 5 y un 7% antes de impuestos. De todas formas, dentro del sector no perdemos la mirada positiva sobre los cambios que están ocurriendo a nivel fiscal y económico en las políticas públicas, como la reducción de los costos financieros y la modificación del código civil en lo que hace a los contratos de alquiler, que planteen las mismas obligaciones y derechos tanto para el locador como el locatario. Esto sumado a la llegada de empresas internacionales marcará un 2018 positivo. Tanto es así, que desde RAGHSA analizamos construír viviendas de gama media aptas para ser adquiridas por créditos bancarios.

    EL AUTOR ES GERENTE GENERAL DE RAGHSA Y DIRECTOR DE LA COMPAÑÍA

    LINK

    00